Skip navigation

Category Archives: Calle

El oso, cuando lo encontramos. Tirado.El otro día volviendo a mi casa encontramos algo diferente, un oso de peluche en estado lamentable. Al principio pensé que estaba borracho o algo por el estilo, cosa poco probable ya que no es más que un oso de peluche!

Es verdad que habla, y eso me sorprendió. Pero nos dijo que es solo un juguete, uno de esos que intentan satisfacer algunos deseos que, por lo que me comentó, son mas de los que creemos… No los osos, sino los deseos.

Las inumerables cosas que puede hacer un osito. Un simple osito. Y ni siquiera se puede mover. Claro, si no tiene músculos… pero eso es algo de lo que se quejó, que los que hacen osos deberían ponerles huesos y músculos en lugar de rellenos de algodón, aunque sean blanditos, porque sabía también que era importante la sensación de suavidad que tenía que dar. Eso, musculos y huesos suavitos y esponjosos.

Mientras lo sentaba dijo que es un poco aburrido depender de las personas, animales, o lo que sea, para divertirse y que hacía rato que estaba en esa posición escuchando la gente pasar, pero sin moverse. Lo lanzaron y él quedó en esa pose poco favorecedora y, en todo caso, peligrosa para cualquiera de nosotros.

El oso, como lo dejamos. Sentado.Parece una escena triste, pero nos comentó que no se sentía mal en ese momento porque quien lo dejó era como una piedra, algo muy distinto a un oso de peluche. Le emocionaba pensar que, en caso de que no se vaya a la basura, podría tener una nueva experiencia en algún otro techo, con nuevas vistas, mismos bichos, diferentes animales, cómodas camas, extraños olores, y qué decir de las personas, que tienen la suerte de no ser fabricadas en serie. Y sino… pues, se iría a descansar finalmente.

No sé nada mas de él.

(Me olvidé preguntarle si tenía alguna relación con los Cariñositos)

Estuve en Ginebra y Laussane en agosto y sin pensarlo encontré unos alienígenas invasores en varios puntos de la ciudad, pese al poco tiempo que estuve por ahí encontré estos 3 muchachos observando y estudiando fijamente y en silencio el comportamiento de los humanos para su plan de invadir el mundo. Aquí pueden comprobar que las invasiones son reales. Voy a estar documentando más invasiones en el futuro. Be aware!

Space Invader en GinebraSpace Invader en GinebraSpace Invader en Laussane